Art Marketing
Employer branding, la mejor estrategia de marketing

La palabra marketing evoca de forma casi inmediata en nuestra mente los conceptos «ventas»e«imagen».Es una herramienta que utilizan las empresas para venderse o para dar a conocer una imagen. Nace en la empresa
y se dirige hacia el público. Por su parte, el employer branding es un sistema de gestión de la marca que tiene como objetivo atraer y retener el talento en la empresa. Es la cultura interna de una compañía creada a partir de la historia de la marca y de cómo los empleados viven los valores de la marca, tanto de manera interna como externa, y esa historia es contada a través del marketing.

Por tanto,¿por qué no utilizar sus técnicas para comunicarnos con nuestros empleados? Si con el marketing se logra hacer ver a los clientes que nuestra empresa es un lugar atractivo en el que invertir,¿porqué no trasladar esa imagen
a la hora de ser seleccionados como empresa donde trabajar?.

Los empleados, los mejores prescriptores

Los empleados son los mejores conocedores de la marca o empresa en la que trabajan; eso los convierte en los candidatos ideales para transmitir el mensaje a los clientes. En este sentido,formar y motivar a los empleados es una práctica muy importante que hay que tener en cuenta para que ellos mismos se conviertan en los mejores y más eficaces embajadores de la marca. Además, son el activo más importante de una empresa. Son ellos los que aportan valor al
producto o servicio y los encargados de venderlos a los clientes. Por ello, son los primeros a los que hay que convencer de lo que hacemos como compañía.

Para lograrlo, nada mejor que utilizar estrategias de marketing, tratarlos como clientes a los que te quieres dirigir. Al respecto, y dado que como marca lo primero que uno se plantea para venderse es conocer los intereses y necesidades
del público objetivo, hay que preguntarse ¿qué necesitan mis empleados? ¿qué quieren? La respuesta es que buscan estar satisfechos con la empresa, sentirse cuidados y valorados por ella. Es donde pasan más horas del día de
lunes a viernes, por lo que quieren pasarlas contentos de estar allí.

En este sentido, las acciones concretas enfocadas a ofrecer beneficios a los trabajadores son las herramientas materiales con las que cuentan las empresas para lograr ese bienestar laboral. Sin embargo, hay que saber vender y orientar esas acciones con campañas de marketing interno. Hay que introducir estrategias de comunicación para transmitir de forma correcta los beneficios de trabajar en la empresa. Estas acciones entran a formar parte de la identidad de la compañía, transmitiendo así a sus trabajadores la ética y los valores de la organización, convirtiéndolos, a su vez, en los mejores transmisores de estos mensajes, en prescriptores de nuestra marca, en influencers de su propia empresa.

Así, formar a los empleados en la identidad de la marca es esencial para que puedan trasladar el mensaje a clientes, leads, proveedores y todo agente externo que vaya a interactuar con la empresa. El objetivo es conseguir que ellos
también sientan como propios los principios y valores de la compañía y que evolucionen personal y profesionalmente con la empresa.

Estrategias de employer branding

Este es el mayor reto de las empresas que se están apuntado al carro del employer branding: ¿cómo conseguir que los trabajadores comuniquen, de forma voluntaria,esa satisfacción y compromiso con la organización? Nuestra respuesta como profesionales del marketing y la comunicación es que hay que trabajar para unir en una sola estrategia las comunicaciones internas, las corporativas y el marketing. Los departamentos de marketing y recursos humanos deben trabajar al unísono, pero no es tarea exclusiva de estos departamentos. Algunas estrategias que se utilizan en diferentes
propuestas de employer branding se pueden resumir en los siguientes consejos:

• Hay que tener clara la cultura empresarial, pues para poder transmitir bien un mensaje no basta con tenerlo, hay que conocerlo y sentirlo como propio.

• No hay que cometer el error de imponer prácticas de community manager de nuestra empresa;debe ser voluntario y nunca pasar de una mera sugerencia.

• Crear un documento claro donde se expliquen de forma atractiva los valores de nuestra empresa, que pueda servir de guía de contenidos o guía de uso de los diferentes elementos que la empresa pone a disposición de los empleados, como el logo, los logros de la compañía o el manual de redes sociales interno.

• Valorar positivamente su participación y motivación, ayudándolos al darles las herramientas necesarias,formación,
guía e investigación. Igualmente hay que felicitar y reconocer su trabajo,lo que hará que sientan que se valora el tiempo que invierten.

•Compartir los logros de la empresa, celebrar las novedades, aprovecharlos eventos internos para premiar y motivar. Gamificar los procesos de aprendizaje y la consecución de algún objetivo. Hacerles sentir que forman
parte de un equipo con una estrategia conjunta.

• Medir las acciones, siempre. Monitorizar los procesos para que se reflejen los resultados; no hay nada más desmotivador que no saber si lo que se hace sirve para algo. Los informes en comunicación y marketing son imprescindibles para ver qué funciona y qué no.

De este modo, el trabajo de los dos departamentos claves de este proceso se debe centralizar y coordinar desde dirección. En el departamento de marketing de la compañía se debe trabajar para gestionar y transmitirlos mensajes sobre la marca a todos los empleados. Son los que necesitan tener una idea muy nítida de los valores, su significado y la mejor forma de comunicarlos. En cambio,recursos humanos (o como se haya renombrado este departamento) es la cara del proceso de selección y contratación de la compañía, suelen formar parte de la primera impresión que los nuevos empleados tienen de la compañía. Son los encargados de establecer las políticas internas que deben
estar relacionadas con los valores de la compañía.

Un método eficaz

El entorno empresarial hace que cada vez seamos más competitivos y las empresas quieren ser los poseedores del mayor talento. No hay que olvidar también que vivimos en una sociedad que ha perdido la confianza en sí misma,no confiamos en la publicidad y somos nosotros, los usuarios, los que tenemos que contrastar la información, el periodismo ha dejado de ser riguroso, motivo por el cual cada vez es más importante la recomendación personal, y qué mejor recomendación que la de los propios trabajadores.

Los principales beneficios del employer branding se traducen en la atracción y retención del talento, con significantes incrementos de los resultados financieros y un notable incremento de la motivación y compromiso de los empleados.

La sociedad empieza a transformarse y a darle mayor importancia a la corresponsabilidad y las condiciones favorables que aportan valor añadido a los contratos de trabajo. Las empresas ya no compiten solo con los salarios. Por todo
ello se podría decir que, el employer branding es una estrategia para el crecimiento empresarial y la mejor estrategia de marketing.

Ana Tejedor

Directora Corporativa de Art Marketing

Artículo publicado por la revista Foroesine de septiembre. Consúltalo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies