¿Conviene juntar a periodistas y blogueros en un mismo evento o rueda de prensa?

Aunque muchos blogueros son periodistas y viceversa, los intereses y horarios de los bloguers no son siempre coincidentes con los periodistas de medios tradicionales. Los perfiles son distintos: edad, formación, remuneración, expectativa de experiencia, inmediatez, capacidad de reflexión y temas. Además, yo distinguiría que la finalidad también es diferente. Incluso, si hablamos de blogueros top, tienen unas expectativas muy altas en cuanto al trato que les dan las marcas y piden unas contra prestaciones que (sin entrar a valorar si se justifican o no) distan mucho de las necesidades y requerimientos de un periodista.

Por partes. Un periodista que trabaja para un medio (no importa si es prensa, radio, televisión o agencia… incluso si es un medio digital) cede todo el protagonismo de la noticia y su participación se diluye como un mero testigo de lo que acontece. La cabecera del medio para el que trabaja, o el sujeto que es noticia, son los protagonistas. En cambio, con un bloguero el/ella son la marca y el centro de atención. Su objetivo es, no solo ser testigo, sino formar parte del evento. Esto hace que requiera unas demandas de protagonismo y vivir la experiencia de forma distinta que un periodista que cubre la noticia, sin participar en ella. La aproximación es complemente distinta.

También hay que distinguir muy bien el perfil del bloguero. No es lo mismo una persona profesional, normalmente con una formación excepcional que se ha convertido en un verdadero influencer porque su experiencia y conocimiento sobre un tema concreto hace que sea un experto, del que estaba en su casa y convirtió una afición en un blog (léase cientos de blogs de moda y belleza que inundan internet). O un tercer tipo de blogueros que se han convertido en celebrities porque ellos mismos son una marca.

Para concluir, aunque es difícil hacerlo con un tema que genera tanto debate, una «rueda de prensa», como el término define, es para prensa. Se puede distinguir los blogueros profesionales, de los amateurs pero yo creo que poco más. Juntarlos a todos en la misma sala, darles el mismo mensaje, y atenderles de la misma forma, creo que es faltar al respeto del periodista profesional que no se sentirá igual de libre para ejercer su trabajo si sabe que lo mismo que le cuentan a el/ella, que luego se tiene que ir a digerir y redactar, mientras alguien a su lado le está “quemando” la noticia. Y por otro lado, el bloguero que lo que quiere es vivir la experiencia, no le hará gracia escuchar la información que normalmente viene implícita en una convocatoria de este tipo (porque para eso se hacen).

Publicado originalmente en Top Comunicación