Según la Guía Salarial 2011 de HAYS, el 85,6% de los desempleados muestran mayor disponibilidad a trasladarse a cualquier ciudad del territorio español

Según la Guía Salarial 2011 de HAYS, líder mundial en selección de personal especializado, el 85,6% de los desempleados muestran mayor disponibilidad a trasladarse a cualquier ciudad del territorio español. Concretamente el 76,6% de los encuestados, no tendrían problema de trabajar en el extranjero siendo las regiones de Europa (89,7%), América del Norte (53,8%), América del Sur (42,8%) y países de habla hispana (46,7%) los destinos preferidos.

 Sin embargo, Noelia de Lucas, National Sales Director de HAYS España, señala: ”es el dato curioso de la Guía Salarial, que el 80% de los candidatos españoles responden que se moverían de ciudad, pero no se trata de una movilidad real, porque es algo que no detectamos en el día a día. La familia es uno de los elementos de mayor retención”.

 El perfil de estos profesionales es de personas en desempleo desde hace menos de un año, que en su mayoría afrontaron procesos de despido (53,3%), quiebra de la empresa (15%) o pidieron la dimisión de su antiguo puesto de trabajo. En general, ya han participado en 6 o 7 entrevistas como media y utilizan su red de contactos personales, Internet y consultorías de selección especializada para encontrar empleo.

 En cuanto a las valoraciones en las ofertas de trabajo, aprecian menos los beneficios no financieros que los profesionales con empleo activo, sin embargo, el 82,2% sí considera que se trata de un medio eficaz para retener a los profesionales en las empresas.

 A la hora de dar valor al currículum profesional,  la formación académica y los conocimientos de idiomas son las claras apuestas del 52,1% de los candidatos. El desarrollo de competencias personales, informáticas y técnicas son las escogidas por el 26,4%, el 23,6% y el 24,1% respectivamente.

 En palabras de Christopher Dottie, Managing Director HAYS España: “Estamos en crisis desde 2007 y por el momento el desempleo no tiene perspectivas de reducir sus cifras. Pero el principal problema es que las empresas no están apostando por la gente joven, algo que es fundamental no solo hoy en día sino sobre todo para el futuro”.